Cinco elementos clave para un registro seguro y ágil de las cuentas bancarias

Superar un proceso de registro bancario de forma fácil y sin interrupciones es crucial para los clientes de cualquier entidad financiera.

Banca digital

En la actualidad, muchos clientes se frenan a la hora de descargar una app bancaria, a pesar de sus beneficios, sólo porque el proceso de registro es demasiado engorroso. No hablamos solo de personas con edad avanzada, sino de jóvenes Millennials y de nativos digitales que demandan obtener mayor agilidad y fluidez en sus procesos, sin por eso comprometer su seguridad.

Por ello, es importante tener en cuenta cinco elementos claves a considerar para combatir el fraude bancario de extremo a extremo a la vez que se ofrecen experiencias satisfactorias de registro o de creación de cuentas financieras.

1. Autenticación de dos factores (2FA)
La autenticación de dos factores (2FA, por sus siglas en inglés) es una gran aliada para ofrecer máxima seguridad de forma práctica. Y es que, cuando se trata de registrar cuentas bancarias, una simple contraseña, por más fuerte o compleja que esta parezca, no será suficiente.

Esta tecnología, como su mismo nombre indica, añade una segunda capa de seguridad y verificación a todos los procesos (registro, inicio de sesión, transacciones, etc.). La idea es que el usuario, después de haber insertado su contraseña, reciba una clave dinámica, PIN o código de un solo uso a través de un SMS verificado, un correo o mediante un token físico o virtual (in-app).

En el caso puntual del registro de cuentas bancarias, la tecnología 2FA permite verificar que el usuario sea realmente quien dice ser. ¿Cómo? El envío de un código de un solo uso permitirá comprobar fácilmente que una persona es, en efecto, titular de un cierto número telefónico (al haber enviado, por ejemplo, un SMS) o de un determinado correo electrónico (al haber enviado un PIN de 2FA vía mail).

2. Expiración automatizada de las sesiones
A la hora de combatir el fraude bancario, el tiempo es importante. Por eso, es clave establecer un tiempo límite para que los usuarios realicen sus procesos. El tiempo que se elija no deberá ser ni demasiado extenso, para así no abrirle un mundo de posibilidades a los delincuentes, ni demasiado corto, para de este modo no apurar o friccionar la experiencia de los clientes.

Automatizar este proceso para que, en este caso, el registro de cuenta expire tras algunos minutos de inactividad, será esencial para que un delincuente no tenga el tiempo suficiente de corroborar los datos de un usuario al llenar un formulario de forma ilegítima.

3. Biometría
El reconocimiento dactilar, de voz o facial permite ofrecer inicios de sesión muy sencillos. Los clientes bancarios de hoy en día necesitan que sus fintechs e instituciones puedan ofrecerles apps financieras a las cuales acceder rápidamente. Los teléfonos inteligentes de hoy posibilitan el uso de tecnologías biométricas para la identificación y verificación de las identidades de las personas. Por eso, ofrecerles en medio de sus procesos de registro la posibilidad de registrar su huella dactilar para acceder a su cuenta pone a cualquier empresa en sintonía con las nuevas demandas del mercado.

4. Identidad Móvil y verificación silenciosa
Recurrir al uso del mobile identity es un plus que hay que tener en cuenta si lo que se busca es no friccionar la experiencia de registro de cuentas bancarias. ¿Qué mejor que ofrecer una forma de verificación silenciosa y discreta para proteger a los usuarios sin tener que molestarlos o interrumpirlos?

Esta tecnología permite verificar fácilmente el número móvil de la persona que se halla inmersa en un proceso de registro financiero, una vez se hallen activando su cuenta digital. He aquí una forma eficaz de comprobar que los clientes son realmente quienes dicen ser, tras corroborar e identificar su información personal de forma silenciosa.

5. KYC (Know Your Client/Customer)
El KYC es una herramienta y un elemento esencial para que el sistema financiero o el ecosistema Fintech no se vea corrompido por los amigos de los ajeno. Pero ¿de qué se trata este concepto? El término se traduce a “conoce a tu cliente” y apela a un proceso que invita a identificar y verificar la identidad de los clientes corroborando sus datos mediante el acceso a fuentes independientes y a fuentes confiables de datos, documentos e información.

Al tratarse de personas naturales, el banco tendrá acceso a datos esenciales del cliente como su domicilio, zona de residencia, datos de identificación, fotografías recientes, etc. En caso de tratarse de personas jurídicas, el banco obtendrá importantes datos de identificación para verificar a el estatus legal de la entidad, su dirección operativa y demás.



Descargables

Cómo mejorar la experiencia del usuario mediante la interacción digital

ebook Infobip impulsando CX Soluciones

Cliente 2030. Whitepaper Infobip Tendencias