Comercio electrónico
Omnicanalidad

El 81% de los compradores asegura haber adquirido productos en tres o cuatro canales distintos

De acuerdo con un informe de PcW, la inflación y los problemas de suministro están impactando en los hábitos de compra de los consumidores.

retail, compras, comercio
Créditos: Christina Hawkins (Unsplash).

La pandemia ya puso a prueba la capacidad de resistencia de los consumidores. Sin embargo, es ahora, con el fuerte incremento de la inflación y los problemas en las cadenas de suministro, acentuados por la invasión de Ucrania, cuando los usuarios están empezando a cambiar sus hábitos de consumo.

Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del informe Global Consumer Insights Survey 2022, elaborado por PwC en 25 países. Según el estudio, el incremento de los precios de los alimentos y la imposibilidad de comprar algunos productos como consecuencia de la rotura de los stocks son dos de las principales cuestiones que están impactando en la experiencia de compra, tanto de los consumidores online como de los que van a los establecimientos físicos.

El aumento de los precios de la alimentación ya representa un problema para el 56% de todos los consumidores digitales encuestados (57% en España). De hecho, la inflación y los problemas en las cadenas de suministro están empezando a hacer mella en los hábitos de compra de los ciudadanos que están optando, primero, por centrar sus presupuestos a aquellos productos imprescindibles, en detrimento de otros, y, además, por buscar a las marcas y a los retailers de sus mercados locales.  

El estudio revela también que el 75% de los entrevistados esperan mantener o, incluso, aumentar sus niveles de gasto, aunque su distribución será desigual en función del tipo de productos a los que nos refiramos. En los próximos seis meses, la mayor parte seguirá destinándose al segmento de alimentación, según el 47% de los consumidores globales (37% de los españoles). Sin embargo, más de un 25% de los participantes en el informe tienen previsto reducir lo que gastan en un buen número de categorías, como los productos de lujo, con un 37% (47% en España); los restaurantes, con un 34%, al igual que en España; en viajes, con un 33% (31% en España); en bebidas alcohólicas, con un 30% (36% en España); en arte, cultura y deportes, con un 30% (31% en España); y en moda, con un 25% (23% en España). Un comportamiento que, según el informe, podría ser solo un adelanto de lo que está por venir si la coyuntura económica actual, como parece, se mantiene o incluso empeora.

Para aquellos que están experimentando problemas derivados de las cadenas de suministro, como la falta de productos o los retrasos en las entregas, cambiar sus hábitos de consumo empieza a ser ya una opción. Así, el 37% de los encuestados (el 29% en España) apuestan por buscar otras marcas alternativas que puedan satisfacer sus necesidades. Otra opción pasa por acudir a aquellos retailers en sus mercados locales: ocho de cada diez encuestados dicen estar dispuestos a pagar más por aquellos artículos producidos localmente. 

Omnicanalidad
El informe también constata la apuesta por la omnicanalidad de los consumidores de todo el mundo, una vez superada la pandemia. Así, el 81% asegura haber adquirido productos en, al menos, tres o cuatro canales distintos en los últimos seis meses. Si ponemos el foco en los dos grandes canales de compra (online y tiendas físicas), el 50% de los entrevistados globales (el 38% en España) esperan incrementar sus compras digitales en los próximos seis meses, y el 35% (33% en España), prevé aumentar las que hacen en establecimientos físicos. Dentro de los canales digitales, el más usado sigue siendo el teléfono inteligente, por delante de la compra en PC, a través de la tablet u otro tipo de dispositivos, como asistentes de voz o wearables.



Descargables

Cómo mejorar la experiencia del usuario mediante la interacción digital

ebook Infobip impulsando CX Soluciones

Cliente 2030. Whitepaper Infobip Tendencias