Comunicaciones
SMS
Mensajería Instantánea
Clientes

SMS o MMS: ¿Cuál es la mejor forma de comunicarse con el cliente?

Aunque ambos canales son formas muy válidas para comunicarse con los clientes a través de sus teléfonos móviles, cada uno de ellos ofrece beneficios diferentes.

móvil, internet móvil
Créditos: Rodion Kutsaev (Unsplash).

Campañas de marketing, estrategias de retención o fidelización… cualquier comunicación con el cliente requiere de una planificación previa para su correcta ejecución y, la elección del canal adecuado es clave para alcanzar los objetivos previstos.

Tanto MMS como SMS son canales idóneos para comunicarnos mediante los teléfono móvil de los clientes, pero es importante conocer las principales diferencias entre ambos:

1.Formato
Mientras que los SMS permiten únicamente el envío de texto, los MMS incorporan texto, imágenes y videos cortos. Quizás, en un primer momento, se piense que es mejor MMS por incluir más elementos, pero no es tan sencillo ya que tiene implicaciones importantes en los costes operativos y en el envío de los mensajes.

2.Límite de caracteres
Los SMS tienen una extensión o límite de caracteres reducida (160 caracteres), mientras que  los MMS pueden incluso llegar a los 1600 caracteres. Sin embargo, es importante tener en cuenta no abusar de la extensión de los mensajes, en especial si estos van acompañados de video o imagen, ya que hay que considerar las dimensiones de los móviles para evitar que el usuario deba dar demasiado scroll o que sea demasiado contenido a la vez.

3.Compatibilidad
Los SMS cuentan con un amplio alcance debido a su compatibilidad con la mayoría de los dispositivos móviles a nivel mundial. Sin embargo, no todos los móviles son compatibles con los MMS. Como norma general, aquellos teléfonos móviles que carecen de una cámara incorporada no suelen ser compatibles con el envío de MMS.

Por ello, es importante conocer los dispositivos con los que cuentan tus clientes, partiendo de su perfil demográfico y demás características.

4.Recepción
Dependiendo del tipo de envío, algunos mensajes no pueden ser recibidos o enviados por los proveedores de servicios por contar con una amplia cantidad de información que resulta difícil de procesar. Además, los MMS tienden a tardar más tiempo en cargarse o descargarse.

Por otro lado, los SMS no necesitan de conexión a internet para su recepción, lo que los hace muy convenientes, asegurando que los destinatarios podrán acceder a estos mensajes sin importar dónde se hallen. Por su parte, los MMS necesitan de un uso mínimo de datos móviles (3,75 MB aprox.).

5.Costes
Como empresa, resulta mucho más económico acudir a los SMS que a los MMS, por sus mismas funcionalidades e incluso debido a su limitación de caracteres.

En definitiva, el envío de mensajes multimedia (MMS) requiere de una infraestructura, en términos de redes y de envío, más compleja. Y es que, en el caso de los MMS, además de tener que pasar por las torres de telecomunicaciones móviles (al igual que los SMS), estos deben pasar por un MMSC (Multimedia Messaging Service Center / Centro de Servicio de Mensajería Multimedia). Dicha infraestructura adicional implica costes más elevados en su implementación.

Entonces, ¿cuál de los dos es mejor? La respuesta a esta pregunta dependerá de las particularidades de los clientes, el presupuesto y los objetivos. Dicho de otro modo: no existe una única respuesta.

Al final, cada empresa y cada caso particular determinará la elección entre SMS y MMS. Por ejemplo, si por algún motivo se necesita una mayor extensión en un mensaje, más vale pagar por el envío de MMS que tener que hacer múltiples envíos de SMS en los que el texto se vea fragmentado, dañando así la experiencia de lectura del usuario. Por el contrario, si se considera que no es necesario invertir tanto dinero y que con solo el formato de texto basta para el fin, entonces los SMS son una magnífica opción.



Descargables

Cómo mejorar la experiencia del usuario mediante la interacción digital

ebook Infobip impulsando CX Soluciones

Cliente 2030. Whitepaper Infobip Tendencias